Narcís Viader Seguí (1801-1877)

F19.-Narcís-Viader-Segui-pet.jpgNatural de Girona, hijo del ilustre médico Josep Anton Viader Payrachs, fue el primero de los farmacéuticos del linaje. Estudió la carrera en Barcelona y al terminar compró en Sant Sadurní d’Anoia, la farmacia de la viuda de Mateu Millet Ros, farmacéutico, situada en la calle Església número 3. Posteriormente, la trasladó a la calle Hospital número 4 donde todavía la encontramos en la actualidad, si bien ya no conserva nada de la época.

Fruto del matrimonio con Josefa Janer Mascaró nacieron ocho hijos, de los cuales Lluís, Eduard y Antoni serán farmacéuticos, pero solo Antoni continuará con la farmacia de Sant Sadurní. Josep, médico, ejercerá en la vecina ciudad de Martorell después de licenciarse en junio de 1861 en la Facultad de Medicina de Barcelona. Lluis y Eduard se establecieron en Barcelona.

Como se ha dicho, cursó sus estudios en Barcelona en el Real Colegio de Farmacia de San Victoriano, el cual fue creado el 23 doctubre de 1815. Como curiosidad histórica, cabe decir que en aquella época no existía la Facultad com tal, o al menos, como fue estructurada posteriormente.

Su título de farmacéutico fue expedido por el Regius AC Supremus Pharmaciae Facultatis Senatus, firmado en Madrid el 14 de septiembre de 1825, donde consta que cursó Farmacia en la Facultad de Barcelona. Este título, escrito íntegramente en latín, nos transporta a la singularidad religiosa y social de la época. (Puede verse el el Arxiu Viader)

Tiene también otro título, el de la Real Junta Superior Gubernativa de Farmacia de fecha 25 de febrero de 1826 en Madrid.  El texto del segundo es parecido al del primero exceptuando que en el primero se hace mención expresa de las asignaturas de las que se examinó: Lógica, matemáticas, historia natural, físico-química, materia farmacéutica y farmacia experimental. Según consta, el examen fue en latín.  

Ambos títulos académicos, conservados en perfecto estado, son los más antiguos de los que disponemos de los Viader. Por la singularidad del contenido reproducimos a continuación el texto del título de 1825:

Por cuanto Don Narciso Viader Seguí Bachiller en Farmacia natural de la Ciudad de Gerona, Diócesis de la misma, de edad de veinte y cinco años, estatura regular, color blanco, pelo castaño claro, nariz regular y ojos garzos habiendo acreditado legalmente las circunstancias que se requieren para revalidarse en la Facultad de Farmacia, fue examinado en las materias teóricas y prácticas de ella por los Catedráticos Examinadores del Real Colegio de dicha Facultad de San Victoriano de Barcelona, quienes le aprobaron por haber satisfecho cumplidamente a las preguntas que se le hicieron, y prestó despues ante los mismos Examinadores juramento de defender el Misterio de la Purísima Concepción de la Virgen María Nuestra Señora, ser fiel al Rey N.S., enseñar y sostener la doctrina del Concilio de Constanza contra el Regicidio, la soberanía de S.M. y los derechos de su corona, no haber pertenecido ni haber de pertenecer jamas á sociedades secretas proscriptas por las leyes, usar y ejercer bien y fielmente dicha Facultad, guardar sigilo en los casos concernientes y dar de limosna á los pobres las medicinas que pudiere: Por tanto, en uso de la autoridad que S.M. concede exclusivamente á la Junta por Real Cédula de cinco de Febrero de mil ochocientos y cuatro, da licencia y facultad cumplida al referido Don Narciso Viader Seguí para ejercer libremente la Farmacia y todos los casos y cosas á ella tocantes y concernientes, y establecer botica pública en cualquiera de las Ciudades, Villas y lugares de los dominios de S.M. En consecuencia, de parte del Rey nuestro Señor exhorta y requiere á cualesquiera Jueces y Justicias dejen y consientan al expresado Don Narciso Viader Seguí usar y ejercer la Facultad de Farmacia, sin permitir que en ello se le ponga impedimento alguno; antes bien le guarden y hagan guardar y cumplir las honras, gracias, exenciones y prerogativas que como á Licenciado en Farmacia le corresponden y le deben ser guardadas con arreglo á las leyes. Y declara que el susodicho ha pagado el derecho de la media anata. Por lo cual libra y firma el presente Título, sellado con su sello, y refrendado por su secretario, en Madrid a veinte y cinco de febrero de mil ochocientos veinte y seis.

Firmado por Dr. D. Agustín José Mestre, Dr. D. Gerónimo Lorenzo, Dr. D. Plácido Brihuega Region y Dr. D. Arsenio García y Ordoñez.

*Nota: En la época no se conocía todavía la fotografía y era necesario hacer una breve descripción física del titular. Se ha transcrito exactamente el texto en el que se observan diferencies ortográficas respecto del castellano actual.

La anata o media annata era un impuesto instaurado en el año 1631 que grababa los cargos públicos y las concesiones o beneficios remunerados por la corona obligando al beneficiario a pagar la mitad de los beneficios correspondientes al primer año.

También se conservan en la Biblioteca Viader algunos de los libros con los que estudió Narcís Viader Seguí. Uno de ellos es el Examen de Boticarios de Fray Estevan de Villa y un ejemplar de la Pharmacopea Hispana Editio Quarta del año 1817 escrita en latín.

Otros libros conservados también en la biblioteca son la Farmacopea Universal del año 1829, escrita en castellano y editada en cuatro volúmenes, el Tratado de Farmacia Operatoria del año 1841 en dos volúmenes, el Tratado completo de Tocsicología  publicado en 1845 editado en cuatro tomos, el Tratado de la Análisis Química del año 1828 y el Tratado de Química Elemental del año 1839 compuesto por seis tomos. También Nomenclatura Farmacéutica y Sinonimia General de Farmacia y materia médica de 1826, en dos tomos y Nuevos Elementos de Botánica y de Fisiología Vegetal publicado en 1839 en dos volúmenes y Manual del Farmacéutico de 1827. Como obra más importante cabe destacar el Diccionario de las Ciencias Médicas cuyos 38 tomos se publicaron entre 1821 y 1826 por la reconocida imprenta de don Mateo Repullés, de Madrid. También se conserva un ejemplar de la Farmacopea Francesa traducida al castellano por el famoso doctor Manuel Jiménez, editada en Madrid en el año 1840. Viader Seguí era pues, un farmacéutico muy atento a las novedades científicas y a cultivar el conocimiento de las ciencias.

Viader Seguí puso en práctica un sistema que en la época se extendió en algunas farmacias, que consistía en el establecimiento de las llamadas “conductas o igualas”, que eran contratos de intercambio de bienes. En el Arxiu Viader conservamos dos de los libros de conductas de la farmacia de Viader Seguí gracias al cual se ha podido saber que los agricultores y la gente de oficios no solía pagar los medicamentos mediante moneda sino a cambio de los productos que obtenían en el campo o a cambio de transporte de mercancías, reparaciones, etc.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.